No hay peor ciego…

Comienza un nuevo mundial, esta vez en la tierra donde el Handball es el REY. Si bien en Francia no es el primer deporte tiene una difusión increíble, la liga no para de crecer y “Les Experts” fueron elegidos por la población como el equipo deportivo mas importante de la historia por encima de aquel de fútbol liderado por Zidane y del rugby.
Desde hace unos días no paran de sorprendernos con el espectáculo, el arco del triunfo proyectando imágenes de arcos y los países participantes, dos horas de previas con especialistas antes de los partidos y 10 paginas en los principales diarios cubriendo el evento, de locos, un sueño hecho realidad.

En la previa del torneo una de las noticias que más sorprendió fue que en Alemania el Mundial no se vería por televisión, los teutones deberán recurrir al servicio de streaming si es que quieren ver a sus amados “Bad Boys”.
En nuestro continente el problema es similar, con la excepción de TyC Sports que pagó los derechos para transmitir por cable los partidos de Argentina y por su plataforma digital algunos otros encuentros (varios para lo que han sido otros torneos). Pero fuera de esto la TV Pública por ejemplo sigue sin hacerse eco del conjunto nacional, en Enero y sin fútbol ¿que mejor que difundir el deporte y nuestros compatriotas que tan bien nos representan? Sin embargo el Handball parece no mover el amperimetro de los intereses nacionales. La señal DeporTV nos deleita con partidos de la liga de honor pero no redobló la apuesta por el mundial. Ojo, no digo ni que sea sencillo ni que sea barato, solo me manifiesto como potencial espectador.

Apunto ahora si, a la Federación Internacional de Handball, nuestra querida IHF. Los que manejan este organismo ¿son concientes de que están teniendo un deporte prácticamente invisible para muchos lugares del mundo? Que los franceses paguen por ver parece coherente, al fin y al cabo es parte del negocio, pero si queremos que el deporte prolifere por el mundo debería ser mas sencillo poder ver los partidos del torneo más importante del mundo. En los JJOO por la página de Claro Sports disfrutamos de todo el torneo masculino y femenino ¿tan complejo es hacer algo similar? O directamente ceder los derechos para señales locales como TyC y DXTV, yo no soy experto en marketing, pero imagino que el negocio es difundir el deporte para que haya más gente que lo consuma, ahora si la gente no puede verlo ¿como esperamos tener un producto?

Está lleno de gente que abandona su reposera, que lleva una notebook a su hora de almuerzo o que se rompe los ojos con un celular intentando pescar un enlace pirata ¿es lógico eso? Lo más probable es que se aburran y vuelvan a la pileta u opten por otro deporte que se pueda ver, al menos esa es mi humilde y limitada opinión, ya que insisto, no soy para nada un as de los negocios.

En la página de la IHF reza hace años “el Handball es un diamante en bruto que debe ser pulido para convertirse en piedra preciosa” ¿Cuando agarramos la lija? Porque realmente seguimos empantanados en lo de siempre, ver un torneo de Handball Nacional, Panamericano o Mundial suele ser una odisea ridicula. Nuestros familiares nos dicen ¿pero que haces? Si no se ve nada, y yo me empeño en decirle que ese bulto amorfo azul es Karabatic, un tipo con una potencia superior a los jugadores de rugby, pero claro, no se ve nada. ¡Vení a la pileta! Pará que juega Tunez – Macedonia, Aaaaah pensé que era Brown de Adrogue y Temperley, porque no se ve nada.

Sabemos de los esfuerzos individuales, solitarios y estoicos de esos periodistas especializados, que incluso ponen en riesgo sus puestos de trabajo por intentar llevar 5 minutos de Handball a alguna de las pantallas que rebalsan de futbol, aun cuando no hay fútbol, estamos cansados de ver en HD periodistas bronceados con un fondo playero que nos cuentan que Pisculichi está decidiendo entre Independiente, Coritiba, Saturno de Rusia o su casa, mientras se matan a goles Tunez y Macedonia y vos llenando de virus la compu, mendigando una rosca, un pase, una toma defensiva.

Los espectadores no pedimos nada raro creo, queremos ver handball, pagamos el cable, pagamos internet, y aun así encontrar un partido es un trabajo insalubre. La piedra parece lejos de ser diamante, empecemos por lo básico, que sea fácil ver el deporte para tener ganas de practicarlo, de comprarte esas zapatillas, pero imaginarlo es un tanto complejo.

Bruno Ferrari

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation