España campeón del Europeo 2018

El día arrancaba con un partido por el bronce que bien podía ser la final, de hecho lo fue en Río 2016. Pero esto agigantaba aún más lo que vendría después, tanto España como Suecia habían superado no sólo a dos grandes equipos, si no también se habían sacado una gran mochila. Francia es un equipo que le ha hecho mucho daño siempre deportivamente a los Hispanos, y Dinamarca es para Suecia el súper clásico, desde aquella generación dorada para acá generalmente tienen superioridad los rojos, por eso ambos equipos habían dado una gran prueba al avanzar en semifinales.

España superó con contundencia 29-23 a Suecia, dando una lección defensiva en el segundo tiempo y tras haberse ido perdiendo 12-14 al descanso.

No vamos a mentir, nuestro corazón está con los Hispanos. Pero no por aquello de “la madre Patria” porque claramente aborrecemos el proceso de colonización que no fue más que una masacre y un robo. Nos gusta el balonmano por una cuestión de que hemos crecido como jugadores, entrenadores, árbitros y espectadores leyendo su bibliografía, la cuestión idiomática nos hermana y lo facilita. Además desde Pasión Hanbdall tenemos por Jordi Ribera una gran admiración, lo consideramos un trabajador apasionado, que piensa 24 hs .balonmano y es capaz de transformar la realidad deportiva de un país como lo hizo en Brasil, formando muchos jugadores pero también muchos entrenadores.

El partido era también un choque de escuelas, el estilo nórdico propondría una defensa cerrada y áspera para propiciar un contra ataque veloz y efectivo. España mucho más artesanal, inteligente y pensante. Pero como decimos siempre, el arco es una variable que puede echar por tierra cualquier análisis. Y en el primer tiempo Appelgren fue determinante con 8 paradas sobre 20 lanzamientos. España estaba muy trabada en el ataque y encima perdía algunas pelotas que le permitían a los suecos correr. El fin del primer tiempo con un 14-12 para los suecos era sin embargo una buena noticia para los españoles, ya que habiendo jugado una primera mitad de las peores del torneo, habiendo perdido pelotas y errado mucho ante el arquero se iban solamente a dos goles al entetiempo, y encima tenían posesión para reanudar.

“Es una locura pretender objetivos distintos haciendo siempre lo mismo” decía Einstein, estaba claro que España debía patear el tablero si quería tener chances. Y fue así que Jordi Ribera pasó de su efectivo y aceitado 6:0 (nada menos que con Morros y Guardiola en el centro) a un 5:1 muy profundo, primero con Dujshebaev y luego con Ariño. Ahí estuvo la gran clave, el daño que le generó al ataque sueco fue tan importante que repercutió incluso en lo psicológico de un equipo muy jóven y con menos recambio.

España se paseaba y no dejaba de recuperar pelotas, de provocar errores y sacar faltas de ataque. Suecia en 15 minutos pudo solo convertir dos goles. Y si algo faltaba para que sea Saint Jordi fue el ingreso de Sterbik, un tipo que no jugaba un partido oficial desde mediados de diciembre y que había llegado 24hs antes para suplir la baja por lesión de Gonzalo Perez de Vargas. Ya en la semi ante Francia había parado 3 de 4 penales, pero no había tenido acción durante el partido. Salió comenzado el ST y metió 8 paradas, eso sumado al excelente trabajo defensivo fue una puñalada letal para Suecia, que muy pronto se bajó de la pelea. Contrariamente a Jordi el entrenador islandés Andersson no pudo cambiar nada, él y su equipo sucumbieron ante el sistema abierto plagado de coberturas, anticipaciones y disuasiones, no tuvieron respuesta y así la final disputada del primer tiempo se diluyó y se convirtió en una fiesta española donde todos tenían participación y efectividad.

Gran partido de Raúl Entrerríos, que no pudo estar en el anterior gran éxito de España por lesión, y vio con lagrimas en sus ojos como sus compañeros y su hermano se alzaban con el segundo mundial. Balaguer y Ferrán Solé tuvieron una tarea tan destacada que se disipó cualquier duda sobre la ausencia de Victor Tomás, y como si esto fuera poco detrás de estos tres tremendos nombres viene Aleix Gomez, el campeón del mundo Junior del Barca que está haciendo una tremenda primera temporada en Asobal y la Champions.

Por último pero no por eso menos importante destacar el gran torneo de Suecia, que pese a caer en la final jugó muy bien y con un equipo jóven y con mucha proyección. Repleto de nuevos talentos y con mucho ímpetu Suecia promete meterse de lleno entre los mejores del mundo.

Además de una gran victoria de la disciplina táctica esta final dio por tierra varias “verdades” irrefutables de nuestro deporte:
– “No se puede jugar en el alto nivel sin gente alta y con lanzamiento externo” España no posee ningún jugador con esas características pero lejos de lamentarlo o usarlo como excusa trabajan con lo que tienen, sus jugadores pueden lanzar y lo hacen bien, pero no son torres.
– “Para ser primera línea en una final europea hay que superar el 1,90” Zachrisson jugó una semi y una final más que buenas, y Suecia le sacó el jugo a más no poder. De hecho en un TO se escucha a Jordi pedir cerrar y colaborar más sobre el sector izquierdo puesto que el potencial escandinavo en la derecha era menor.
– “Siempre ganan los que defienden cerrado” Si bien no fue un 3:3 el 5:1 planteado por Ribera fue muy abierto, y fue la clave del éxito. España no sólo recuperó pelotas y evitó goles, si  no que borró psicológica y moralmente a los suecos de la cancha.
– Sterbik, ¿qué decir de Sterbik? Que es una excepción a toda norma, con un estilo muy particular y podría decirse que anti estético, habiendo estado 48 hs. en Zagreb solamente fue MVP de la final, un ganador nato. Con Omeyer retirado el actual arquero del Vardar es el jugador que más intimida a sus rivales con su sola presencia.

Celebramos y festejamos este triunfo del balonmano español, por Jordi, por los jugadores y por nosotros que a la distancia los admiramos.

Papá baboso, esposo enamorado, extremo derecho y entrenador de Handball. Disfruto mi familia y mi trabajo. Enfermo del Balonmano.
Máster en horno de barro y parrilla.

No comments yet.

Join the Conversation