“El agradecimiento a este grupo de jugadores será eterno” | Entrevista a Martin Duhau

Gentileza: @FerroOficial

Con la vuelta olímpica aún latente en las retinas y en la piel erizada por tanta emoción, Pasion Handball se contactó con Martin Duhau. El entrenador campeón de la Liga de Honor Caballeros, una fecha antes de su culminación, nos prestó su tiempo y nos regaló su claridad y experiencia para hacernos emocionar y sentir parte de una institución que desde este espacio admiramos.

Si bien podriamos conversar de como se trabaja para preparar la defensa mas dura del torneo, la prolijidad táctica o las respuestas a tiempo ante cada modificación de su oponente, Martin es mucho mas que un DT campeón; pertenece a Ferro desde que la memoria lo registra y asi como hoy le toca festejar, este premio llega como un regalo por haber estado en los peores momentos del verdolaga. Y sobre eso quisimos charlar…

Pasion Handball: Si miramos los últimos años de Ferro, quizás este título se vea como algo que TENIA que pasar, pero lo que nos interesa charlar en esta oportunidad es justamente ese proceso que para muchos es desconocido.

Para explicarle a los más chicos, o quizás no tan metidos en esto: Ferro no siempre fue la referencia en el handball metropolitano que es hoy en ambas ramas, tanto en mayores como inferiores.

¿Nos podes contar un poco lo que se vivía en la institución en los comienzos de la década del 2000? ¿Cómo estaba el handball en Ferro en esas épocas y qué decisiones de fondo se tomaron para estar donde y como están hoy en día?

Martin Duhau: Muchas Gracias por las felicitaciones! Estamos muy contentos.

A fines de los 90 y principios de los 2000 Ferro estaba en plena crisis. El club en quiebra, el fútbol profesional descendido y había perdido muchos socios y eso hacía que las actividades perdieran nivel.

En medio de todo ese caos institucional, en el Handball tuvimos la capacidad de sostener el nivel en base al trabajo. En la rama masculina teníamos un referente como Enzo Di Fraia, que fue entrenador del club en inferiores del 87 al 96 y después estuvo a cargo de la LHC en dos períodos posteriores, él fue el que nos enseñó tanto a mí como a Maiko Besasso (fue entrenador de Inferiores conmigo del 2000 al  2012 y después dirigió LHC), a Facundo Herrera (hoy mi compañero de CT) y a todos los que fuimos sus jugadores, la importancia de la planificación a corto y largo plazo, y de la pasión que el entrenador le pone a la tarea. A eso  sumale que en el 98 llega al club Roberto Casuso, otro gran entrenador, un deportista y entrenador con una trayectoria internacional impresionante que te llegaba a la fibra más íntima. Tenía la capacidad de darle y transmitirle a cada jugador lo que necesitaba, y de esa manera sacar lo mejor de cada uno.

Los que en ese momento quedamos a cargo de las divisiones inferiores aprendimos mucho de estos dos grandes profesionales. Esto nos permitió sostener una idea de trabajo y planificación que se sostuvo a pesar de la realidad institucional del club. Obviamente con errores y aciertos, pero siempre se intentó tener claro cuáles eran los contenidos y métodos a trabajar.

Por otro lado, el club se manejó siempre con subcomisiones para cada actividad conformada por padres. En los últimos 10-12 años hemos tenido la suerte que esa subcomisión trabaje de una manera excelente. Padres que aportan trabajo apoyando la tarea de los entrenadores en pos de la actividad de sus hijos. Esto te hace el trabajo cotidiano mucho más liviano. Se generaban cosas permanentemente para mejorar la actividad y esto nos daba recursos que de otra manera no teníamos.

PH: Este logro no es fruto de la casualidad y mucho menos del cortoplacismo ¿Qué significa estar al mando del grupo al momento del festejo, pero sabiendo que es un proceso que comenzó hace varios años? ¿Qué te generó este desafío/responsabilidad y cuál fue tu aporte personal para que finalmente puedan lograr algo que les es esquivo hace casi 30 años?

MD: Está todo relacionado con lo que te contaba en la pregunta anterior. Es llegar a un logro que no se tenía hace mucho, por el cuál los jugadores han trabajado un montón.

El haber acompañado a este grupo de jugadores durante todos esos años de trabajo y que se llegue al objetivo es una satisfacción ENORME, así, con mayúsculas. El que ha vivido en el deporte sabe que muchas veces se trabaja en busca de un objetivo, se hace seriamente, con dedicación y el logro no llega por pequeños detalles que no deberían ir en detrimento del trabajo realizado. Eso no debería menospreciar la tarea hecha, y el que la hizo, sabe lo que vale y cuanto puso en eso, pero coronarlo con un título como este y de la manera que lo hicieron estos jugadores es un premio gigante.

Uno aporta las ganas de hacer las cosas, una idea de juego que trata de potenciar a los jugadores, pero los que se rompen el alma entrenando son ellos, los que le dan valor al aporte del entrenador son los jugadores que hacen lo que uno les propone con la máxima entrega y convicción. Todo esto en un deporte amateur como el nuestro tiene el doble de valor.

El agradecimiento a este grupo de jugadores será eterno, porque se dejaron convencer y entrenaron con una intensidad y seriedad tremenda, espero poder sostenerlo en el tiempo.

 

PH: Tu padre fue DT de este mismo equipo, así que está claro que sos una persona muy ligada a la institución. ¿Crees que con un técnico sin la idiosincrasia de Ferro, se podría haber logrado? ¿De qué otras tareas te encargas además de conducir la LHC?

MD: El sentido de pertenencia es muy fuerte sin dudas, pero creo que sí, el trabajo planificado en inferiores busca que el jugador llegue a mayores con el nivel en todas sus facetas para adaptarse a cualquier entrenador.

A parte de dirigir la LHC desde hace varios años coordino toda la actividad, con el crecimiento del club en estos últimos años es una tarea que lleva bastante tiempo, pero el grupo de entrenadores que tenemos y la subcomisión de  padres que colaboran hacen la tarea mucho más fácil.

Y si encima ves como se van dando los resultados y el crecimiento de la actividad, tenés más ganas de hacer las cosas.

 

PH: Y hablando de valores y representantes, Manu Crivelli es hoy en día la bandera de este equipo.
Sin hacer foco en lo deportivo… Que puede aportar Manu con su personalidad a un equipo profesional del viejo continente, y como se puede utilizar su caso para motivar y enseñar a los más chicos?

MD: Manu es el jugador que representa todo lo que tratamos de transmitirle a los más chicos. Un tipo que no deja de entrenar nunca, que entrena con la selección y si terminó a un horario que le permite llegar al club, viene y entrena a la par de los compañeros. Jamás le vas a ver una actitud negativa en ningún sentido. Tenerlo a él como referente te permite dar un ejemplo concreto y cercano a los más chicos de cómo hay que hacer las cosas si querés crecer en el deporte. Sin dudas él es el que más se destaca en este aspecto, pero este título se da porque el plantel entero se encolumnó detrás de esos valores.

Con respecto a lo que puede aportar a un equipo profesional, mi respuesta sería TODO: entrega, disciplina, inteligencia, creatividad. Seguramente a más de uno le parecerá exagerado, pero lo conozco y no tengo dudas de eso. Se va a adaptar sin problemas

Dejame cerrar con un agradecimiento a toda la gente de Ferro por el apoyo a este plantel, por la alegría que nos transmitieron por ver a este equipo campeón; y agradecerle a mi familia por bancarme esta pasión que saca tiempo y que genera malos humores en las derrotas, acompañando siempre sin reclamar nada.

 

Diego Sanchez

Jugador, seguidor, amante de handball.
Colaboro con la fotografia y edicion de imagenes.
@DiegoSan8

No comments yet.

Join the Conversation