Dejan Peric .jpg.ashx

Omeyer, Landin y el espíritu ganador.

Últimamente, a raíz de una charla que tuve con un entrenador empecé a reflexionar sobre la actitud positiva del arquero y lo que este debe transmitir a su equipo.
Esta persona me decía que el arquero tenía que ser demostrativo luego de cada parada y de cada acción positiva para transmitir a su equipo cierta confianza… Hablábamos de dos casos, uno es Omeyer, quién luego de cada parada hace su famoso gesto de levantar el puño. Es un ganador nato me decía esta persona , lo tiene naturalmente incorporado. Que Omeyer es un ganador nato no cabe ningún tipo de duda, pero lo es por como festeja sus paradas? o por la actitud y concentración con la que enfrenta cada partido y cada acción definitoria?.
El otro caso del que hablamos es el de Danijel Saric, quién según esta persona, había trabajado en ese gesto y esa demostración luego de cada acción positiva, al principio era un portero mas bien “frío” pero con el tiempo se había transformado en un jugador mas demostrativo.

Yo personalmente no coincido con esta postura, creo que hay porteros con una actitud mas que ganadora y son sumamente fríos y poco demostrativos. Por ejemplo Landin. El danés parece no tener ningun tipo de emoción durante el partido, pero se cansa de atajar y de ganar títulos.
Otros porteros son sumamente histriónicos, tanto que son verdaderos “showmans” como Dan Beutler del Hamburgo o Silvio Heinevetter del Fuechse Berlin. Son mucho mas “payasescos ” sin ser peyorativos, lo cual no quiere decir que sean mas o menos ganadores que otros. Sin ir mas lejos, Arpad Sterbik es un arquero bastante frío y calmado.

La pregunta que me planteo es la siguiente, el jugador de campo, sobre todo el defensor, que prefiere, un portero que es frío y calmado y el cual no se deja llevar por las emociones y para con cabeza fría?, o el portero histriónico y “festejador” ?
Sin dudas muchas veces un portero mas “demostrativo” suele en ciertas acciones levantar el partido, cambiarle el humor a este, y poner de pie al estadio. Pero que es lo que levanta, la parada o el festejo? o la parada + el festejo?
Lógicamente depende de cada personalidad, incluso fuera del campo. Hay gente que es mucho mas extrovertida que otra y eso muchas veces suele trasladarse a la cancha, como también hay casos en los que una persona introvertida entra a la cancha y se transforma totalmente a su opuesto. Dentro del campo muestra esa personalidad que en su vida normal tiene mas oculta o retraída.

Tampoco hay que dejar de lado una cosa sumamente importante, como se motiva mas a si mismo el arquero? festejando cada parada? festejando solo esas acciones importantes?, o sin festejar las paradas para no perder concentración?.
He hablado el tema con mas arqueros y algunos me han dicho que el hecho de festejar les produce cierta verguenza, es decir son vergonzosos en ese trato con el público e incluso con su propio equipo. Me han dicho incluso que festejan las paradas solo cuando juegan de visitantes, ya que allí las festejan con su equipo porque su hinchada no está y esto no les produce verguenza, y al contrario los fortalece en un ambiente hostil como lo es la cancha del contrario.
Sin dudas lo ideal se encuentra en las medias medidas, es decir, ni “payasesco” ni “hombre de hielo”.

Veamos que nos dice al respecto uno de los mas grandes arqueros de la historia de este deporte, el serbio Dejan Peric:
“Cada uno vive las paradas a su manera. Unos celebran cada balón, pero en ocasiones eso te vacía. A pesar de que llevo en esto muchos años, también me alegro de alguna parada que decide la victoria. En el lanzamiento del último penalti el pasado sábado sentí que en ese momento el partido se rompió y lo celebré dedicándoselo a los compañeros y al público”

Hay otro factor que no tiene tanto que ver con el festejo y está relacionado con la comunicación del portero con la defensa. Hay porteros que cuando la defensa falla, se enojan mucho y le gritan a su propio equipo. Otros se encargan de alentarlos ante cada error cometido, y también están los que no dicen nada.
Mi opinión PERSONAL es que muchas veces los que gritan y se enojan “descargando” culpas lo hacen como mecanismo de defensa , porque quizás lo que están tratando de evitar,  consciente o inconscientemente es de  cargar con la culpa de cada gol recibido.
También aquí creo que ninguno de los extremos es bueno, lo que es bueno es un portero que sepa entender los ánimos del partido y de su equipo y sepa pegar el grito a la defensa en el momento justo o alentar cuando mas lo necesita su equipo, o simplemente quedarse callado dependiendo del momento.

La Psicologìa del 3×2

El portero de balonmano está acostumbrado a vivir en todo momento situaciones críticas, en cada minuto de entrenamiento o partido el arquero se enfrenta con la misma situación:
es èl contra el balòn, sin intermediarios, a cara o cruz .
Esto hace que el portero se deba acostumbrar a vivir todo el tiempo situaciones dramàticas de alta carga psicològica… No existe un tinte medio en la acciòn del portero, o para o es gol.
Todos los porteros del mundo reciben goles, jamàs he visto un partido terminar cero a cero, pero ¿ a dònde queremos llegar con esto ?
La psicologìa del portero es casi tan importante como la tècnica o la capacidad física.
Veamos que nos dicen Ana Cruz Perez Guillorme y Toni Gerona Salaet en su libro “Psicología aplicada al Balonmano” a propósito del portero :

- Portero. Es quizás el puesto específico en el cual la Psicología y el pensamiento del jugador puede ayudarle mas a realizar su función. A diferencia de sus compañeros, el portero ocupa una posición donde nadie mas puede ayudarle.
Llegado el momento, será él contra el balón. Es por ellos que aspectos como la confianza en si mismo, la capacidad de adaptación, la fortaleza mental y otros muchos aspectos van a ser muy necesarios en su trabajo.

Mi experiencia personal me dice que adquirir la mentalidad y actitud justa para parar es una cosa que se logra con el tiempo. Es por eso que se dice que la edad justa para un arquero de handball en la cual alcanza su madurez es entre los 30 y 35 años. A esa edad el portero ya ha jugado muchísimos partidos y se ha enfrentado innumerables veces con esas situaciones críticas, suficientes veces como para saber dominarlas o al menos como para saber evitarlas.
A menudo los jòvenes porteros tienden a ponerse nerviosos  frente a determinadas situaciones, situaciones que varían de acuerdo a cada portero y a sus características personales.

Traigo el caso de un portero que desde menores hasta juveniles se ponía sumamente nervioso ante los tiros a distancia , y cuanto más lejanos eran los tiros más nervioso se ponía. Esto se debía a que el tiro desde los 9 metros (o mas allà) es un tiro que según lo que aquel portero creía en ese momento, se debía parar si o si.
Diferente eran los contraataques donde el portero lleva las de perder, situaciòn que quita presión ya que si le hacen el gol no va a ser su culpa. El hecho es que cuando le convertìan goles desde afuera, el portero sentía fuertemente debilitada su confianza y si la situación se repetía en diversas ocasiones, terminaba por “irse” del partido, es decir ,perdía concentración y tenacidad.
Enfrentàndose muchísimas veces a esta situación y sobre todo reflexionando mucho y trabajando mucho en entrenamiento logrò perder ese miedo. Es bastante común en muchos arqueros  también encontrarse con este problema en los tiros desde el extremo, aunque otros sufren otro tipo se situaciones.

Màs adelante , cuando empieza a jugar en categorias mayores, el arquero aprende que no puede parar TODOS los tiros, y como decíamos antes, todos los arqueros reciben goles, entonces lo que debemos lograr es trabajar cada acción al 100 % pero sin pensar que si nos meten gol hemos hecho mal el trabajo, de esta manera reducimos la presión que nosotros mismos nos ponemos.
Muchas veces nos encontramos en partidos importantes y vemos que no estamos parando como y cuanto nos gustarìa , y esto aunque uno no quiera, muchas veces casi inconscientemente comienza a jugarnos en contra, por eso es importante
la experiencia , experiencia que nos dice que a veces es normal tener malos partidos . Si perdemos la cabeza nos vamos del partido y si nos vamos del partido nuestro equipo pierde una parte fundamental. ¿Cuantas veces hemos visto partidos en
los cuales el portero para muy poco durante el desarrollo de los mismos , pero se hace fuerte en la parte final llevando a la victoria?
Muchas veces miramos las estadísticas de tal o cual portero, pero si bien los numeros reflejan una porcion de la realidad, dejan afuera una parte importante, la que habla de la fortaleza anímica y psicológica del portero. Si un portero para el 45 % de los tiros podemos pensar que es un gran portero y ha parado muy bien, pero quizás quien vió el partido nos cuenta que el arquero en cuestión paró muy bien hasta los últimos 10 minutos finales en los cuales desapareció del encuentro y su equipo se vió perjudicado con la derrota. Exactamente lo mismo sucede en el caso contrario. Un portero puede haber parado 20 % en todo el partido , pero en los ùltimos 5 minutos cuando había que poner el pecho, paró 3 lanzamientos seguidos que dieron la victoria al equipo. Por eso así decía Lorenzo Rico (histórico portero español de las decadas 80, y 90 ), que no le importaba el porcentaje de paradas de los porteros  sinó en que momentos del partido estos las realizaban.

El hecho de no participar en el ataque del equipo nos permite tener un pequeño tiempo de reflexión entre defensa y defensa, muchas veces esto se puede convertir en una cosa negativa, sobre todo si no estamos parando bien y nos focalizamos demasiado en lo que nosotros creemos que fueron errores. Entonces lo ideal en ese momento de reflexión es enfocarnos en la acción que acaba de pasar y pensar en que podemos mejorarla, con que conceptos o argumentos técnicos podemos evitarla. Es también muy importante para muchos tener el el banco del equipo alguien con quien comentar la acción. En partidos internacionales esto se ve muy seguido, porteros que se acercan al banco y comentan la acción ya sea con el arquero suplente o con el entrenador de arqueros. Esto puede ser muy favorable para que no nos vayamos del partido y perdamos la confianza, además de que la opinión de un tercero siempre puede ayudarnos, ya sea respecto a nosotros (posición, movimiento) o respecto al contrario (localización del tiro).

Párrafo aparte para las càbalas que tienen tantos arqueros, el arco es probablemente el puesto más “cabulero” que hay… Las cábalas están estrechamente ligadas con la psicología, son cosas externas a nosotros en las que depositamos una fuerza positiva que reside dentro nuestro, y utilizamos estos objetos para sentirnos seguros a la hora de jugar. Tambièn es una manera de no “absorbernos” toda la energía negativa en el caso de que las cosas no funcionen , “la cábala no me funcionó”, ” me olvidé de cumplir mi rito por eso pare mal “.
Me ha tocado compartir puesto con un portero que tenía la siguiente cábala : él creía que si paraba el primer tiro del partido, durante el resto del juego no iba a parar casi nada. Así que prácticamente en cada inicio de partido se dejaba meter el primer gol.
¿Será por estas cosas que dicen que para ser portero hay que estar loco ? ¿O será por el caso de aquel portero de asobal que si en el el primer tiempo no paraba, durante el entretiempo se cambiaba por completo toda la ropa y salía “renovado” al segundo tiempo?
Lo que si sabemos es de la importancia que tiene la psicología y la mentalidad a la hora de atajar.