Comenzó el sueño olímpico

Argentina comenzó su participación en Londres 2012 cayendo ante Islandia por 31-25. Tras una maravillosa primera mitad en la que el conjunto de Gallardo terminó perdiendo sólo por un gol (16-15) en la segunda mitad la gran actuación de Gustavsson el arquero vikingo y la eficacia de Sigurdsson le dieron a los sub campeones olímpicos un despegue en el marcador.

Argentina comenzó ganando por 4-2 en el marcador, manejando el partido con tranquilidad. Islandia a los 20 minutos consiguió nivelar y colocarse 8 iguales, la presión en defensa sobre los hermanos Simonet y algunas pérdidas de pelota permitieron a los islandeses pasar al frente del marcador.

La segunda mitad fue diferente, Islandia plasmó su superioridad sin embargo hasta la mitad de la segunda parte Argentina perdía sólo por 4. Gran ingreso de Ricobelli que como preveíamos estuvo a la altura de las circunstancias y demuestra ser un excelente recambio ante las sabidas lesiones de Juampi Fernandez y Agustín Vidal.

El ingreso del arquero Gudmunsson fue determinante en la segunda mitad, paró 12 de los 19 lanzamientos para redondear un porcentaje infernal de 63%.

Si dejamos de lado los números frios veremos que Argentina jugó un gran partido, que estuvo a la altura de la circunstancias y confirmó que es un equipo que se le planta a cualquiera y respetado. Aquella época de hace muchos años de ir a los torneos a pasear o a hacer experiencia quedó en el tiempo. Estos Gladiadores juegan de igual a igual contra cualquiera, luego pueden ganar o perder, pero su actitud es innegociable.

Creo que como debut fue auspicioso, irse perdiendo solo por uno al final del primer tiempo es un buen síntoma. Y si revisamos la diferencia con la que se llega al ecuador de la segunda parte es esperanzadora, Islandia cerró bien pero Argentina estuvo al acecho. En los partidos que vengan quizás la cosa vaya para el lado celeste y blanco y quien sabe.

Estoy convencido de que este equipo hará un excelente juego olímpico, y que en este momento tras este debut Tunez y Gran Bretaña saben que enfrentarán a un rival muy duro.