2011-05-24_ENTREVISTA_LASZLO_NAGY_001

Por plata baila el mono

Esta semana, y la anterior, se habló muchisimo en las redes sociales del tema “Laszlo Nagy“.

Vamos a ponerlos en conocimiento con un breve resumen para el que no está en tema.

Laszlo Nagy, húngaro, 31 años. Llegó al Barcelona con tan solo 19 años y una proyección imposible de calcular, luego de jugar 4 años en el Pick Szeged de Hungria.

Desde ese momento, hasta la fecha, ganó absolutamente TODOS los titulos posibles con el equipo catalán: Champions League, Copa ASOBAL, Copa del Rey, Supercopa Europa, Supercopa de España… y siguen.

A título personal, fue considerado mejor lateral derecho en 3 ocasiones, fue goleador de la  copa ASOBAL en el 2011 y mejor jugador de su pais en una ocasión. Pero no tiene títulos con su selección a pesar de ser el jugador mas reconocido e influyente.

Toda esta introducción está redactada para facilitar un pensamiento: ¿Que opinan los españoles de Laszlo Nagy?
Con una historia de ese tipo, cualquier selección del mundo querría tenerlo entre sus filas,¿o me equivoco? Y mas aún la española, de la cual conocemos su deficit en lanzamiento exterior.
Ese fue el motivo que llevó a La Roja de Valero Rivera a tramitar la nacionalización de Nagy, para contar con él en los Juegos Olímpicos de Londres 2012 (tramite que fue finalizado el día 27 de Abril para la alegría de todo el mundo del balonmano español)
Y para seguir cementando esta idea, el mismísimo Nagy twitteó lo siguiente (gracias a Lo Mas Balonmano por la imagen)

Hasta ahora, es una historia casi de cuento de hadas, con un final de medalla de oro para la madre patria. Pero sino, ¿cual sería la intención de este post?

Como dice el tango Yira Yira, que ambienta este post:

“Verás que todo es mentira, verás que nada es amor que al mundo nada le importa yira, yira…”

En el vestuario, tras perder contra el AG Kobenhavn, y quedarse afuera del Final Four en Colonia, Laszlo le comunicó a sus compañeros y cuerpo técnico, que se marcharía del club (28 de Abril).
Y al día siguiente se conocieron los motivos (o EL motivo, pero con muchos ceros detrás).
El MKB Veszprem armará un Super-Equipo para la temporada 2012-2013, con serias intenciones de ganar la Champions League, incluyendo a figuras como Ivano Balic, y al entrenador Antonio Carlos Ortega.
Es por eso, que dispone de una inyección económica pocas veces vista en nuestro deporte, que le permitió ofrecer un contrato por 3 millones de Euros para las siguientes 4 temporadas al protagonista de este escándalo. El Barcelona, tras la noticia aumentó en un 20% el ofrecimiento llegando a unos 400 000 euros anuales (aproximadamente la mitad del nuevo contrato con el Veszprem) y ofreció un contrato de por vida para seguir ligado al club luego de la actividad deportiva. Pero a pesar de este último intento, el Veszprem consiguió la tan ansiada firma que lo incorporá a sus filas (aún no se sabe si los húngaros pagarán la rescisión del contrato, o esperarán un año para evitar ese pago).

Y el otro tema en juego en esta novela, son los Juego Olímpicos, los cuales se estima que Nagy NO jugará con España, debido a esta tensión con la Real Federación Española de Balonmano.

Y aca retomo el título de este post… Un jugador tan arraigado a un club, con mas de 10 años de trayectoria, querido tanto por sus compañeros como por la afición de su equipo y de todo el país, deja todo eso de lado por un contrato de 4 años.
¿Podemos hablar de la “futbolización” del balonmano? Quitándole el componente de pertenencia y afectivo, reemplazándolo por unos ceros en un contrato.

Aparentemente si. Ojalá el balonmano siga siendo balonmano.