Buenos días Colonia

El tan ansiado día llegó, tras una temporada repleta de altos y bajos y por supuesto atravesada completamente por las vicisitudes del COVID mañana finalmente tendremos FINAL FOUR en Colonia. Los 4 equipos que lucharon y llegaron dirán presente en el hermoso Lanxess Arena que podrá albergar hasta mil fanáticos según las regulaciones sanitarias locales, parece poco para un marco extraordinario como siempre propone Köln, pero es mucho más que cero.
Una de las buenas noticias que pudimos ir viendo a medida que se acercaba el evento más esperado a nivel de clubes del año fue justamente la aparición de públicos en los estadios, en algunos lugares como Veszprem o Brest prácticamente a niveles pre pandémicos, en otros más parecido a lo que será mañana, menos gente, con distancia pero público al fin.

Desde 1957 se disputa la Copa de Europa que reunía a los 8 clubes campeones, con el formato tradicional de grupos de 4 y luego eliminatorias a doble partido.
Los participantes se fueron incrementando y entre el 96 y el 2003 se duplicaron, permitiendo de esta forma que ingresen clubes de más países y teniendo algunos países más de una plaza, inclusive se daba la situación de que clubes de un mismo país disputaban la final de la Copa de Europa.
En la temporada 2003/04 la cantidad de participantes se amplió a 32, y se llegó a dar 3 plazas para los países de mayor «jerarquía», para esto se instala un sistema de calificación de manera que las ligas más fuertes como Alemania, Francia o España tuvieran más representantes, y también se juega una fase previa con países de menor hándicap para acceder al cuadro principal.
Sin embargo en 2009 se realizan dos modificaciones fundamentales, la cantidad de participantes se reduce a 24 y se establece el formato de competencia de 8 grupos, avanzando a octavos los dos primeros pero la final ya no sería un partido a ida y vuelta si no este atractivo formato de FINAL FOUR, es decir, jugar las semi finales y la final en un mismo fin de semana. A nivel de desgaste físico para los jugadores es duro, puesto que deben disputar el título más importante del año en menos de 48 hs. con dos partidos super intensos, pero a nivel de espectáculo sin duda que es IMPRESIONANTE.

Según mi humilde opinión la Final Four de Colonia es el evento más atractivo y vendible que tiene nuestro deporte a nivel global, el nivel de organización y de espectáculo que propone es hasta el momento insuperable, es por eso que debemos no solo de disfrutarlo si no aprovechar para difundirlo.

Si algo hemos aprendido desde que se instaló este formato de Final Four es que es imposible pronosticar, y que muchas veces hay lugar para las sorpresas y que no siempre el más candidato alza el trofeo, basta con recordar hace unos meses la final que Kiel le arrebata magistralmente a Barcelona.

Para esta edición 2021 se dan varias particularidades, primero no habrá otra vez (como cuando ganó Montpellier) equipos alemanes, otros equipos como Szeged fueron muy castigados al principio con el tema covid y tuvieron que jugar partidos sin zurdos, con pocos jugadores y pagaron con su eliminación el momento sanitario delicado. También será particular para Barcelona, que no sólo despide a sus dos capitanes Entrerríos (se retira tras los Juegos de Tokio) y Sohraindó quien continuará su carrera en el Dinamo Bucarest) si no que se cierra la etapa de Xavi Pascual en el conjunto culé tras 9 años.
Por su parte Nantes alcanza por segunda vez en su historia una Final Four, recuerden que había disputado aquella recordada final contra Montpellier donde Diego Simonet fue MVP en 2018, esta vez el conjunto conducido por Alberto Entrerríos llega en gran forma y con muchos jugadores en gran nivel, tendrá la difícil misión de cruzarse con el Barca.
Aalborg es la ceniciente de este cuento de hadas, el equipo danés que fue noticia por anunciar las incorporaciones para la próxima temporada de Mikkel Hansen y Aaron Palmarsson desplegó a lo largo de este torneo un estilo de juego muy propio y muy efectivo. Con un equipo compacto y sólido, el entrenador Steffan Madsen logró darle su impronta al juego y dejar por el camino a grandes equipos como Porto y Flensburg. No había un equipo danés en Colonia desde aquel proyecto trunco de AG Kobenhavn, el equipo que jugaba con musculosa y contaba con Hansen, Sigurdsson, Hvidt, Stefansson y Ekberg entre otros en sus filas.
Para el PSG no será un torneo más sin dudas, varios factores lo hacen especial. Tras haber perdido aquella recordada final contra Vardar en 2017 , con el anuncio de que comenzará un proceso de «desinversión» en la sección de Handball y con la salida de varias estrellas incluida Hansen, esta podría ser la última gran chance para el conjunto dirigido por Raúl González de alzar el trofeo en el Lanxess Arena. Hansen buscará el único de los grandes títulos que le falta y Karabatic llegará con tan sólo dos partidos y escasos minutos de juego tras superar una operación en la rodilla. Justamente fue la baja de Nikola lo que hizo que el conjunto parisino fichase a Luc Steins, un central neerlandés que le cambió absolutamente la forma de jugar, parece interpretar de maravillas en la cancha lo que pide el entrenador español desde el banco y desde su llegada el cambio es notorio. Sabe que irá como candidato, una vez más, en el cruce ante Aalborg.

Los partidos se pueden seguir en vivo por www.ehftv.com y serán a las 10.15 de la mañana PSG – Aalborg y a las 13 Barcelona – Nantes. Por supuesto estaremos atentos y cubriendo el evento con la pasión de siempre. ¡No te lo pierdas!

No comments yet.

Join the Conversation